Consejos para montar una fiesta de Halloween exprés

Hoy es la noche más terrorífica del año, y aunque yo ya empecé la celebración ayer en el cole, hoy voy a hacer una pequeña fiesta en casa. Pero como siempre, me ha pillado el toro con la preparación. Si eres de las mías, que deja todo para última hora, pero no quieres dejar de celebrar Halloween, aquí tienes cómo montar una fiesta de Halloween con cosas que tengas por casa, o que sean fáciles de encontrar en la tienda de la esquina.


Lo primero que necesitas es una calabaza. Yo la compré en Hipercor, porque era más grande que en otros sitios, pero las venden en cualquier supermercado (y más baratas...). Vaciarla es muy fácil, aunque hay que armarse de un poco de paciencia:
 
  1. Primero hay que hacerle un agujero en la parte de arriba, al rededor del rabito.
  2. Después llega la parte más tediosa, vaciarla. La primer a vez que vacié una calabaza hace años lo hice con la mano y me dio bastante asquito. Pero este año he usado un guante y ¡perfecto! Además de la mano para quitar las semillas y las hebras, también hace falta una cuchara para raspar las paredes de la calabaza por dentro y quitar cualquier resto de carne.
  3. Una vez limpia por dentro, solo queda hacerle los ojos y la boca. Puedes usar las pegatinas que vienen en la calabaza, o hacer algún diseño original. Yo no sé cómo lo hago, pero siempre consigo que se le caiga un diente, y eso que tengo cuidado, jajaja
  4. Y por último, solo tenéis que poner una vela dentro y ¡listo!

    Una vez tenéis vuestra calabaza hecha, tenéis que pensar qué ponéis de comer. A parte del típico picoteo con forma de murciélagos, también podéis preparar algo en casa, que siempre será mucho más sano.
    Yo he preparado galletas con forma de murciélago. Cómo tenía la masa congelada de la última vez que hice galletas, sólo tuve que descongelarla la noche de antes (de hecho la descongelé por error pensando que era una pechuga de pollo; una de mis leyradas... jajaja), amasar con un poco de harina y listo. La receta la saqué de aquí, y la verdad es que me gusta mucho como queda. Aunque hay que amasarlas muy finas para que después no se hinchen demasiado. En un principio pensé en decorarlas con glaseado, al final las he dejado tal cual, ya que con su sabor especiado no necesitan añadirle nada, y además, son muchos sanas así. ¡Ah! los cortadores de galletas los compré hace un par de años en Women´Secret, después de Halloween y me costaron menos de un euro. Así que si os dais una vuelta hoy por las tiendas, seguro que encontráis cositas de Halloween rebajadas. Por ejemplo, la tienda de Alma, que hoy están de descuento.


    También he preparado el Brownie de calabaza de Rosa Ballerina. Llevaba tiempo queriendo hacer esta receta, y hoy por fin he encontrado la excusa perfecta. Otra receta sana, sana, pero muy rica y apropiada para esta época del año.


    En cuanto a la decoración, me inspiré en este pin para los vasos. Las servilletas son de Ikea (del año pasado) y el cubo de chuches, de Belros, costaba sólo ¡2€! y encima tiene Dráculas, ¡qué recuerdos de la infancia!




    ¡Ah! y no te olvides del disfraz. Mi disfraz es el que llevo usando casi desde que empecé a trabajar de profe y me lo he ido haciendo poco a poco, añadiendo cada año un complemento nuevo. Empezó con una falda de Nochevieja que ya no usaba, un chal y unos zapatos (Sí, yo he usado "eso" para salir a la calle...) y después fui añadiendo las medias, la camiseta, un broche-gato, una escoba (que siempre pierdo, así que después de dos, ya no he vuelto a comprar; cosas de brujas despistadas...) y este año un anillo-araña. Así que no tenéis excusa, seguro que tenéis algo por casa que os puede servir.

    Venga, ¿os animáis a celebrar Halloween? No me digáis que no es fácil.

    Happy Halloween!


    Leyre Alcalde

    1 comentario:

    Instagram