Cómo dejé de fumar

El día 1 de enero hizo 4 años que dejé de fumar, y me di cuenta de que nunca había contado en el blog cómo lo hice ni qué me llevó a hacerlo. Así que aquí estoy, preparado para daros la chapa, porque hoy vengo otra vez a soltaros un rollo, así que no esperéis fórmulas mágicas ni nada parecido. Aunque espero que sirva de motivación para todos aquellos que estáis en el proceso u os lo estáis planteando.


Hace ya algunos años (unos 13...) cuando empecé a salir con Rubén me regaló el famoso libro Es fácil dejar de fumar si sabes cómo. La verdad es que en aquel momento ni me lo había planteado, pero me leí el libro...y no sirvió para nada.

Así que seguí fumando. Ni siquiera el cambio que hubo en la ley me hizo plantearme nada, aunque ahora que echo la vista atrás alucino recordando que fumábamos en los pasillos de la universidad y en el andén del metro (y aunque parezca la abuela cebolleta recordando batallitas, ¡no hace tanto tiempo!).


Tuvieron que pasar unos cuantos años para que empezara a plantearme si realmente me gustaba fumar. Todo empezó en 2010 cuando me mudé a vivir con Rubén. Él no fumaba, así que llegamos al acuerdo de que yo sólo fumaría en la cocina o en el patio. Por entonces estaba opositando y sin darme cuenta cada día fumaba más. Recuerdo que empecé a fumar tabaco de liar porque decían que se fumaba menos, y aun así seguía fumando unos 20 cigarros al día. Así que llegó un momento que los dedos empezaron a amarillear y me fatigaba andando. Pero tampoco me plantee dejarlo.

Fue después del verano de 2011 cuando empezó a rondarme la idea por la cabeza. Probé una aplicación del móvil con la que conseguí reducir los cigarros que fumaba al día. Pero la oposición estaba cada vez más cerca y al final sólo conseguí tener más ansiedad. Así que asumí que no era el momento adecuado, pero me prometí a mi misma que si aprobaba la oposición haría el camino de Santiago y dejaría de fumar.

Llegó 2012, aprobé la oposición e hice el camino de Santiago...pero no dejé de fumar. Pero esta vez sí que hubo un cambio. Empecé a darme cuenta de que no era feliz así, de que estaba atada al dichoso tabaco, por no decir que me empezaba a dar asco el color amarillento de mis dedos, el olor de la ropa y las miguillas de tabaco que salían cada vez que sacaba algo del bolso. Así que tomé la determinación de que el día 1 de enero de 2013  a las 00:00 dejaría de fumar. 

Y así fue. Me fumé el último cigarro antes de las campanadas. Pero como os imaginareis no fue la mejor noche para decidir hacerlo. Antes de dejarlo había estado buscando bastante información y sabía los síntomas que iba a tener, así que estaba preparada, aunque no por ello conseguí que fuera una buena noche. Dicen que los primeros síntomas de abstinencia aparecen a las 3 horas de fumarse el último cigarro. Y así fue. Como no me veía capaz de pasar la nochevieja rodeada de gente y copas y sin fumar, decidí irme a casa. y me pasé el Año Nuevo sola y llorando.


Y no fue la única noche que lloré, ya que pasé unos cuantos meses malos, casi con depresión. Porque soy muy cabezota y muy bruta, y decidí que no me iba a gastar más dinero por culpa del tabaco, así que no utilicé ni una sola pastilla. Fui utilizando trucos que fui leyendo en internet, como lavarse inmediantamente los dientes nada mas comer, o dejar de realizar actividades asociadas a fumar, como tomar café.

Fueron unos meses bastante duros y a pesar de los esfuerzos por controlar la ansiedad, engordé 2 o 3 kilos. Pero gracias a esto, empecé a correr, con todas las cosas buenas que me ha dado durante los último 4 años. Así que en parte estoy hasta agradecida de haberlo pasado mal los primeros meses.

A partir de abril que fue cuando empecé a correr, la ansiedad fue desapareciendo y ya casi ni me acordaba de fumar (como dato curioso, sólo me pasó un par de veces después de alguna carrera, que me apetecía un cigarro, como si mi cerebro lo asociara a un premio por haber hecho algo bien).

Cuatro años después creo que es la mejor decisión que he tomado en mi vida, aunque reconozco que no es fácil. Por eso si lo estás dejando o te lo estás planteando te aconsejo:
  • Que lo hagas porque realmente quieres, no por imposición.
  • Que no gastes dinero en libros de autoayuda, especialmente si no estás motivado, porque no servirán absolutamente para nada.
  • Si es posible, no utilices pastillas ni nada para sustituir el tabaco (todo aquel que conozco que lo ha dejado así, ha vuelto. Lo importante es crear un hábito, no sustituirlo; cuando quites el sustituto, volverán las ganas de fumar).
  • Realiza algo de deporte, no tiene que ser correr, vale incluso con andar. Lo importante es mantenerse ocupado y ver lo que se puede llegar a hacer con los pulmones limpios.
  • Cómprate algo bonito con lo que te ahorres en tabaco
Y además tiene un montón de beneficios. Sé que hay miles por internet, pero yo te cuento lo que yo he notado:
  • El pelo, las manos, el aliento, la ropa y todo tu en general ya no huele a cenicero.
  • El pelo dura limpio más tiempo.
  • La piel brilla más (yo llegué a tener la zona al rededor de la boca amarillenta).
  • Tengo menos ojeras.  
  • Puedo andar y hasta correr hablando a la vez sin ahogarme.
  • Rubén ya no se queja cada vez que me da un beso 😻
Cosas que leí que ocurrirían y no he notado:
  • No he recuperado el olfato.
  • No he ahorrado (imagino que por todas las cosas bonitas que me he comprado 😄).
  • Los primeros días se expulsa la nicotina de los pulmones y toses flemas negras.
Eso sí, me he vuelto la persona mas anti-tabaco que conozco y me paso el día regañando a mi madre. Además, me da mucha rabia cuando la ropa huele a tabaco.

Así que si os lo estáis planteando os mando todos mi ánimos y fuerza, porque se que no es tan fácil dejarlo como dice el libro. Pero si realmente quieres, lo conseguirás.

Leyre Alcalde

10 comentarios:

  1. Me ha encantado leer tu historia Leyre, ¡enhorabuena! *-* Yo no he fumado nunca y no me imagino lo difícil que puede ser dejarlo después de tenerlo tanto tiempo como hábito... se tiene que pasar realmente mal ): En general me da bastante asco el tabaco, odio ir por la calle detrás de una persona fumando porque el humo se incrusta en el pelo y en la ropa... y si salgo de noche y al volver noto demasiado el olor lo primero que hago es darme una ducha, sea la hora que sea xD

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LA verdad es que es bastante desagradable el tema del olor...pero cuando se fuma no se es consciente. Ahora lo pienso y no sé cómo podíamos fumar en el metro o la universidad...pobres los que no fumaban :(
      Un beso y que tengas un feliz finde.

      Eliminar
  2. Enhorabuena por haberlo dejado, creo que es uno de los mayores logros de esta vida. Nunca jamás vuelva, linda, por favor!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, que lo odio tanto y me siento tan bien desde entonces, que no creo que vuelva ni loca

      Eliminar
  3. Me alegro por tí!! La verdad es que se tiene que pasar mal, pero merece la pena, es por ganar en salud. A veces no vemos la cosas buenas que nos traen la decisiones como ésta porque lo estamos pasando mal, pero cuando tomamos distancia, somos capaces de valorar lo positivo que tiene y alegrarnos del triunfo. Enhorabuena guapísima!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRacias Lola, en el momento se pasa muy mal. Pero la recompensa merece la pena ;)

      Eliminar
  4. Aunque yo (tu madre) conozco la historia, me ha encantado, y como hace tiempo que me estoy planteando dejar de fumar, me ha venido muy bien recordarla. No pongo fecha por ahora, pero va a ser en este año (espero) así no me regañarás ni te irás de casa oliendo a tabacazo.... Espero darte esa alegría. Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que ahora mismo es lo que más deseo, me harías tan feliz, de verdad ^_^

      Eliminar
  5. Enhorabuena! Yo hace casi 14 años que lo dejé. Y lo celebro todos los años con un regalo el 09 de septiembre. Hache fue mi primer regalo de aniversario. :)Mucha fuerza a tu madre, y espero que lo consiga, la vida cambia para mejor. Todo sabe y huele mucho mejor, pero sobre todo y lo mas importante es no ser esclava del tabaco, el levantarte y que sea tu primer pensamiento es muy triste. Ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por los ánimos Lu! seguro que le vienen fenomenal, y este segura de que este año lo va a conseguir ^_^

      Eliminar

Instagram